Las estrategias de la Moral (De Las 33 Estrategias de Guerra, de Robert Greene)

Adquiere el libro aquí

A continuación, el resumen de la estrategia 7 del libro Las 33 Estrategias de Guerra de Robert Greene, titulada, “Transforma tu guerra en una cruzada: las estrategias de la moral”.

Dice Robert Greene que “[e]l secreto de motivar a las personas y mantener su moral es hacer que estas piensen menos en sí mismas y más en el grupo”. Esto es lo que Greene llama “el arte del manejo de las personas”.

Greene explica que hay que lograr que los soldados peleen juntos y mantengan la moral haciendo que se sientan parte de un grupo, y parte de una causa noble. ¿Por qué queremos lograr esto? ¿Acaso no es suficiente el incentivo económico de la paga? La razón por la cual queremos lograr esto es porque, como explicó Napoleón, “la moral es a lo físico lo que es tres a un uno”. Es decir, soldados con la moral en alto, que se sienten parte de un grupo, y parte de una causa común que trasciende su propia individualidad, estarán mucho más inspirados y motivados para dar lo mejor de sí, que aquellos que simplemente están ahí por un incentivo económico. Vale más un soldado con una moral alta que tres soldados sin esa moral. Vale más un soldado que pelea por una causa, a tres soldados que pelean solo por la paga.

Para seguir esta estrategia, Greene recomienda seguir los siguientes pasos:

Paso 1:

“Une tu tropa alrededor de una causa. Haz que peleen por una idea”, dice Greene, para luego explicar que ahora, más que nunca, las personas están hambrientas de creer en algo. Las personas se siente en vacías, necesitan algo en que creer.

Paso 2:

“Mantén sus barrigas llenas. Las personas no pueden mantenerse motivados si sus necesidades materiales no han sido satisfechas”, dice Greene

Paso 3:

Lidera desde el frente. El entusiasmo en un grupo cae rápido, y una de las razones más frecuentes para esto es la sensación de que el líder no practica lo que predica. Dice Green que “en vez de tratar de empujarlos desde atrás, haz que ellos se mantengan corriendo al lado tuyo”.

Paso 4:

Concentra su chi’i, o sea, su energía física y psicológica. Los grupos, al igual que las personas, tienen su propio nivel de chi’i. La falta de movimiento afecta los niveles de energía. Mantenerse a la defensiva, siempre reaccionando lo que hace el enemigo, también baja esta energía. Debes mantener a tus soldados ocupados, actuando por un propósito y moviéndose hacia una dirección.

Paso 5:

“Apela a sus emociones”. Pero no se puede hacer directamente, porque te percibirán como manipulador. Para ello Green tiene un método que describe como sigue “Una apelación emocional necesita una configuración: bajar sus defensas, únelos como grupo, bríndales espectáculos, entretenimiento, cuéntales historias. Ahora tienen menos control sobre sus emociones y puedes acercárteles a ellos de forma más directa, en movimiento. Puedes ir fácilmente de la risa a la ira o el odio. Los maestros de la gerencia del hombre tienen un sentido del drama “”

Paso 6:

“Mezcla la dureza y la bondad. La clave de la gerencia del hombre es un equilibrio de castigo y recompensa. Muchas recompensas van a estropear a su soldado y hacer que las den por sentado, mientras que demasiado castigo destruirá su moral. Usted necesita el equilibrio correcto. Haga su amabilidad algo raro e incluso un comentario cálido ocasional o acto generoso será poderosamente significante. La ira y el castigo deben ser igualmente raros”

Me parece muy interesante ya que tiene que ver con el valor de nuestras palabras (y ya hemos escrito varias veces sobre tener cuidado en no desvalorar nuestras acciones). Como personas que aspiramos a persuadir por medio de nuestras palabras, queremos que nuestras palabras tengan el máximo valor persuasivo posible. Si siempre estamos alabando a una persona, el valor persuasivo de nuestra alabanza disminuirá, pues la persona espera, como de costumbre, que ser ensalzado. Y si, por el contrario, siempre estamos señalando lo negativo del trabajo de los demás, esta crítica también perderá valor, pues la persona siempre espera que enfaticemos lo negativo de su trabajo. En lo personal, yo he cometido terror. He pecado de alabar demasiado alguien con el resultado de que esta persona ya no valoraba mi aprecio por tu trabajo. Tuve también experiencias a la inversa siendo yo empleado cuando un jefe siempre estaba enfatizando lo negativo de todo lo que hacía. Al final, no les prestaba ninguna atención a sus críticas pues sabía que siempre iba a encontrar algo negativo que criticar. Para que no caigamos en esas, debemos ser escasos con nuestras alabanzas para que estas conserven su valor cuando decidamos usarlas y escasos reprimiendo para que nuestro enojo igualmente tenga un valor cuando decidamos utilizarla.

Paso 7:

“Construya el mito del grupo. Los ejércitos con la más alta moral son ejércitos que han sido probados en la batalla. Los soldados que han luchado juntos a lo largo de muchas campañas forjan una especie de mito de grupo basado en sus victorias pasadas. Vivir con la tradición y la reputación del grupo se convierte en una cuestión de orgullo, cualquiera que no lo haga se sentirá avergonzado”.

Paso 8:

“Sea despiadado con los quejones”. Estas personas deben aislarse del grupo. De igual forma, dice Green, se debe reconocer, motivar y poner como ejemplo a aquellos soldados de tus tropas con la mayor motivación y disciplina.

En fin, la moral de un grupo es la medida con la cual podemos establecer el nivel de energía que podemos obtener de parte de las personas que componen dicho grupo. Debemos cuidar por el mantenimiento de la moral de un grupo para obtener el máximo potencial de nuestras tropas, aumentando con ello las probabilidades de éxito de nuestra campaña

¿Disfrutó este artículo?
Suscríbase y reciba notificaciones gratuitas de nuevo contenido en su email. Nunca compatiremos ni venderemos su dirección